Menú
Un misterio digno de Cuarto Milenio • George Ruiz
18166
post-template-default,single,single-post,postid-18166,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Un misterio digno de Cuarto Milenio

No, de momento no diré que nos invaden los alienígenas como hizo Welles en su día.

 

No diré que sea especialmente aficionado al programa de televisión dirigido por Íker Jiménez las noches de domingo. Eso sí, tengo que reconocer que las dos veces que he visto el programa hasta el final, he tenido la suerte de oír los cierres de programa que más me han hecho pensar. En dos breves soliloquios de menos de diez minutos cada uno, me dijeron más que programas que llevan toda la vida en la parrilla y que a mi ya me huelen a quemado.

En ambos discursos destaco una cosa: honestidad. El primero lo vi hace un par de años, hablaba sobre su pasado y de cómo en sus estudios de ciencias de la información siempre los enfocó hacia los misterios. Comunicar y transmitir todo eso que le llamaba la atención, que le apasionaba. Afirmaba que a varios profesores no les gustaba lo que contaba, pero que podía ver en las caras de sus compañeros que querían saber más. Finalmente, como se puede ver por su trabajo actual, está donde quiso estar desde un principio.

Ayer, habló de Youtube. Aprovechó, sin duda, para tratar de ganar algún suscriptor más, pero no me quedo con eso. En un momento mira a cámara y dice que en esa plataforma «es un don nadie» que daban igual los reconocimientos o el éxito que tuviese en televisión. Me pregunté entonces que por qué una persona con éxito necesitaba seguir remando en un territorio en el que no cuajaba. La respuesta es simple: sabe del potencial que tiene. Que las redes sociales permiten una cercanía con el público que nunca tendrán otros medios y eso es lo poderoso, ahí está su fuerza. Habló con pasión de la posibilidad de comunicarse con sus viewers en tiempo real.

No sé si es cosa del azar, si representa un misterio que las dos únicas veces que he pasado por su espacio se me hayan quedado grabadas sus intervenciones. Pero al igual que él, trataré de ser honesto y de traer a mis espacios dispersos por la red lo que me gusta y hacerlo lo mejor posible. En muchas ocasiones he pensado que no tengo ni idea de cómo funcionan estas plataformas, que soy un don nadie a gran escala y que quizá nunca consiga transmitir con pasión nada de lo que pretendo; pero sé que tenemos un tiempo muy limitado y no pienso gastarlo con algo que no me llena.

Cierro con palabras del propio Íker: «Que no le digan que no, que no le digan que eso son tonterías. El mundo está cambiando a una velocidad tan impresionante que nos arrastra, y cuando el tiempo no es tanto hay que coger el toro por los cuernos».

 

GeorgeRuiz
jorgerp13@gmail.com
No Comments

Post A Comment