Menú
Inicio (IV) • George Ruiz
18244
post-template-default,single,single-post,postid-18244,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,vss_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Inicio (IV)

Inicio (IV)

El capitán, Tchani, no dejaba de sonreír a la pequeña Litz. Sin duda, a ella le había impresionado la habilidad de su padre. Se acercaron al camarote con prisa. Tchani no paraba de insistir en que quería aprovechar el poco Sol que quedase sobre la ciudad, para hacer unas pequeñas compras en Useán. La ciudad portuaria ofrecía una cantidad apabullante de lugares donde dormir, comer, beber… El ocio estaba asegurado para todo visitante. Muy pocos vivían de manera permanente allí, la gran mayoría residía a las afueras y se dirigían al centro de la ciudad para trabajar y ganar un sueldo al día, con suerte. Un sueldo en Useán equivalía a entre seis u ocho monedas de cobre en las Islas Riory, es la cantidad justa para subsistir y alimentar a la familia. En esta ciudad, los que de verdad ganaban dinero nunca lo hacían de manera limpia: apuestas, drogas, prostitución, armas… Los que aparentaban estar más limpios, siempre fueron los más sucios. El capitán pudo abrir, al fin, el cofre con la llave. Contenía una especie de paquete que sostenía papeles recortados de diferentes maneras. Se lo guardó en su casaca negra y agarró a su hija de la mano.

— Ya podemos dar un paseo, vamos Litz —dijo Tchani—.

Ambos bajaron del barco, la sensación de pisar tierra firme mareaba mucho más al capitán que estar sobre su barco. Era la sensación normal tras pasar tantos días de su vida en el mar. Pasearon por el centro de la ciudad, aún quedaban algunos tenderetes abiertos en el mercado. La fruta y las verduras que no se habían vendido y que no daban para otro viaje de ida y vuelta quedaban rebajadas para tratar de sacarle algo de provecho, antes de que finalmente acabasen tiradas en mitad de los caminos. Los vagabundos y los mendigos sabían de estas zonas y conseguían algo que llevarse a la boca en los días más duros, en los que el hambre apretaba. Litz recordaba la zona del mercado mucho más grande, pero claro, hacía 6 años que no salía de las Islas Riory, por lo que su memoria de niña habría magnificado probablemente sus recuerdos sobre aquel lugar. El capitán parecía disfrutar realmente, de la compañía, del lugar, de aquellos últimos rayos que regaló el Sol antes de marcharse. La ciudad de Useán de noche parecía cobrar incluso una mayor vida. Aunque sin duda no era un ambiente propicio para una niña de trece años, y eso Tchani lo sabía. Giraron a la derecha tras atravesar el mercado, pasaron por una pequeña calle y justo al salir de ella ahí estaba, la gran avenida de la ciudad. Gente bebía y se divertía en la calle, algunos guardias observaban posibles disturbios o peleas de taberna, aunque tampoco se iban a entrometer mucho por el sueldo que ganaban. En la gran avenida el ambiente era completamente opuesto al visto en el mercado o en los callejones paralelos a la misma. La mayoría de los turistas transitaba de manera pausada, buscando el mejor sitio donde tomar una cerveza y comer algo. Había tascas demasiado vacías, en las que era preferible no entrar, porque o bien tenían un negocio turbio entre manos o no servían buenos productos. También estaban los sitios caros, que solían estar repletos pese a los disparatados precios. Aunque eran restaurantes pertenecientes a hoteles en los que se podía pasar la noche, pagando otro buen porte de monedas. Entre esos dos polos, estaba ‘Tres poetas’, tenía un buen precio, buena comida y habitaciones más que decentes y amplias. Se llenaba especialmente cuando había algún recital, se interpretaba alguna obra de teatro o tocaban música en directo, resumiendo, siempre estaba lleno. La amplitud del local lo permitía desde luego. También llamaba mucho la atención su cartel, en el aparecían tres sombras y debajo figuraba el nombre del local.

GeorgeRuiz
jorgerp13@gmail.com
No Comments

Post A Comment